Plan de Vida Activa para nuestro Retiro…

Imagen

Es cierto que hablar de un plan – es decir tener que pensar en algo de largo plazo, es de por sí latero; más aún, si tengo menos de 30 años y toda una vida por delante.  Más latero aún, que me recuerden que mientras antes ahorre es mejor, que las matemáticas financieras me ayudarán cuanto antes lo haga, o que tengo que ponerme objetivos. Que lata!!

Sin embargo, una frase célebre de George B. Shaw nos recuerda que: “La juventud es una enfermedad que se cura con los años”, y representa con inefable realismo lo que a todos nos toca vivir y que no escaparemos a la curva normal estadística, por excepcionales que seamos. (o creamos ser)

Es probable que lo que a continuación les comentaré, no sea en lo absoluto pertinente para Mark Zuckerberg, Larry Page o Sergey Brin, pero para personas común y corrientes como usted y como yo, lamentablemente .

¡Que nos dice esta curva normal, que conocemos como Ciclo de Vida, y que nos toca vivir a todos!!  (Si Dios quiere)

Ciclo de vida

Imagen

 

Todos recorremos un camino en que inevitablemente, año a año, nos presentará desafíos similares – ajustados a nuestra propia realidad personal y familiar; pero en la que contaremos con herramientas relativamente alcanzables a dicha realidad. (salvo para hogares muy pobres, cuyos ingresos no alcanzan a cubrir sus gastos básicos)

El primer factor que parece representar con mucha certeza su función en la vida promedio de un trabajador, es el Ingreso. Este, muy probablemente ascenderá durante sus primeros  años de trabajo, para luego permanecer a un nivel más bien plano durante los años posteriores, y finalmente decaer durante último período de su vida activa.

Fase Nª 1 (25-35 app.)

El primer período de vida laboral activa,  lo podríamos denominar: “circulo virtuoso”, ya que:

  • Tenemos mucha vitalidad para trabajar y disfrutar.
  • Gozamos de buena salud, y nuestro entorno también: padres vivos, buenos amigos.
  • Nuestra experiencia, con regularidad se transforma en mayor ingreso.
  • Nuestros complementos formativos, (capacitación/estudios de post grado)  por lo general, se traducen en mayor ingreso.

Sin embargo, durante esta etapa y probablemente hasta que no sentemos cabeza, (nos casemos o comprometamos) nuestro consumo es muy alto – generalmente por sobre nuestros ingresos y por lo tanto, nos endeudamos. (D1) ¿porqué?, porque tenemos confianza en que mañana ganaremos más, y nuestros pagos mensuales serán menores proporcionalmente hablando, mientras ya estamos disfrutando de nuestras compras por anticipado.

Lo anecdótico, es que es en este período de tiempo donde la construcción de hábitos de ahorro tempranos tiene mayor sentido, ya que:

  • No tenemos hijos y nuestro ingreso cubre con holgura nuestros gastos básicos y de esparcimiento.
  • Estamos llenos de ideas acerca de nuestro futuro.
  • La virtud de las matemáticas financieras es inmensa.

Observación Nº1

Los jóvenes tienen grandes ventajas ya que requieren de montos mucho más bajos para tener una buena pensión, esa es la gracia del ahorro temprano. Sólo para poner un ejemplo concreto, una persona que empieza a ahorrar a los 30 años y ahorra 1UF mensual por 25 años, logrará acumular $8,6 millones de pesos más que otra persona que ahorra lo mismo, pero que parte 10 años más tarde. Esto, gracias a la exponencialidad del interés compuesto. [1]

Fase Nº II (35-45/50 app.)

No obstante lo anterior, es también muy probable que nuestra salud financiera sea razonable, que contemos con algún activo, y que cuando escojamos ingresar a la etapa de construir familia junto a  nuestra pareja, ordenemos las cuentas ya que ahora contamos con 2 ingresos relevantes y por lo tanto podremos ahorrar!!

Probablemente pasemos un buen rato mirando esos spots de televisión en que unos niños se tiran a la piscina, un cachorro corre por el jardín, y una pareja pinta el cuarto para el bebé que se encuentra pronto por llegar.

En esta etapa, y tal como lo muestra la curva (A), es donde comenzamos a generar holguras presupuestarias, ya que tenemos un muy buen ingreso familiar – e independientemente de cual sea este, probablemente irá en ascenso por los próximos 10-15 años, y entonces generamos nuestro más importante caudal de Ahorro de nuestra vida activa.

Sin embargo, en esta etapa nuestros primeros esfuerzos de ahorro se concentrarán en formar el pie de la casa, en pagar el (los) auto (s), y luego los dividendos. Por lo demás, no sabemos cuantos hijos tendremos y por lo tanto, cuantas veces tendremos que agrandar la casa, o cambiarnos a una más grande. 

Observación Nº2

Para quienes ya hemos transitado por estas etapas, sabemos que en muchas ocasiones recibimos pagos extraordinarios = bonos, y podemos enviar gran parte de estos o todo a ahorro complementario en cualquier modalidad – con los beneficios tributarios que ello implica, y que la convierte por lejos la inversión más rentable de todas, con un impacto en nuestros fondos para jubilación extraordinaria.

Según cálculos de la Asociación de AFP del año 2013, en el caso de un hombre casado se requieren unos $ 93 millones al llegar a los 65 años para obtener  pensión sobre $ 500.000. Si se quiere acceder a $ 1 millón, la cifra en la cuenta de capitalización individual debe ascender a $ 185 millones. 

 Imagen

Si observa con detención el gráfico, se dará cuenta que un 68% del monto total: $63 de los $93 millones, provienen de la rentabilidad del fondo – supuestos para este cálculo en un 5% real anual. En otras palabras, e independiente de que esta tasa de rentabilidad pueda variar, el contar lo antes posible con la mayor cantidad de fondos se retribuirá en más del 50% vía rentabilidad. 

Conseguir este ahorro dependerá de la conducta que tengan los afiliados en su vida profesional, por lo que es importante cotizar todos los meses y, en el caso de tener un objetivo de pensión, monitorearla, de acuerdo a lo informado por el gerente de estudios de la Asociación de AFP, Roberto Fuentes.

Por ejemplo, a los 35 años, quien quiera obtener una pensión de $ 500.000 (y se proyecte casado al jubilar) debería tener $ 9.700.197 en sus fondos. Y a los 45 años, $ 25.500.794. En el caso de que el pensionado sea soltero, a los 35 años debería tener un ahorro de $ 8.245.941 y a los 45 años, uno de $ 21.677.709. En tanto, si se quiere obtener una pensión de $ 1.000.000 (hombre casado), se va por buen camino si a los 35 años tiene acumulado en su fondo de pensiones $ 19.400.393. Diez años más tarde debería haber elevado sus ahorros hasta conseguir $ 51.001.589.

Entonces: Objetivo Nª 1:  al llegar al umbral de nuestra primera fase descrita y si  quiere jubilar con más de $ 1 millón, requiere contar con unos $ 20 millones de hoy.

Objetivo Nª 2:  durante nuestra segunda etapa y transcurridos 10 años desde la primera fase – +-  a sus 45 años y si  quiere jubilar con más de $ 1 millón, requiere contar con unos $ 53 millones de hoy.

 

Continuarà….

 


[1] Editado a partir de comentario de Horacio Morandé_Gte. De Principal Financial Group, revista Valora.

Anuncios

Un comentario

  1. diseannika · · Responder

    Reblogueó esto en Mayores de Hoy.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: